El cuidado de la casa común y de los más frágiles

22/06/2020

#LosExpertosDicen 

Por Roberto Dabusti, Ex secretario de prensa del Cardenal Bergoglio

En un nuevo aniversario de la Encíclica Laudato si´ y en medio de la pandemia por el Covid-19, el Papa Francisco invita a todas las personas de buena voluntad a vivir un año especial para reflexionar sobre esta encíclica.

Hace cinco años presentábamos en el CEADS, la Encíclica Laudato si´, en la que el Papa presenta y analiza temas que vienen preocupándole a él desde que era Arzobispo de Buenos Aires y que manifestaba en sus mensajes.

En varias oportunidades y con mucha firmeza durante estos últimos años, el Pontífice remarcó que la encíclica Laudato Si´ no es una encíclica verde. Por el contrario, destacó que es una encíclica social, porque el cuidado del ambiente promueve una actitud social. Por lo menos así debiera ser, ya que el cuidado del ambiente no debe ser una actitud solamente, sino que debería ir acompañada de la acción. Es por ello que en la encíclica se formulan preguntas que hoy, en este año 2020 tan convulsionado, es bueno que nos planteemos: ¿Para qué pasamos por este mundo? ¿Para qué vinimos a esta vida? ¿Para qué trabajamos y luchamos? ¿Para qué nos necesita esta tierra? Es el mismo Francisco que sostiene que si no nos planteamos estas preguntas con seriedad y profundidad las preocupaciones ecológicas puedan obtener resultados importantes.

Hace pocos días el Pontífice argentino recordó que con la Encíclica Laudato si’, se buscó poner de manifiesto el grito de la tierra y de los pobres que viven en ella. “Avanzamos a toda velocidad sintiéndonos fuertes y capaces en todo. Codiciosos de ingresos, nos dejamos absorber por las cosas y nos desconciertan las prisas… no nos despertamos ante guerras planetarias e injusticias, no escuchamos el grito de los pobres y de nuestro planeta gravemente enfermo. Continuamos imperturbables, pensando en mantenernos siempre sanos en un mundo enfermo«.

La pandemia y cuarentena que estamos viviendo producto del Covid-19, nos lleva en muchos momentos a sentir angustia, incertidumbre y cansancio. Nos obliga a reflexionar sobre las cosas simples e importantes de la vida cotidiana y también sobre el planeta en el que vivimos. Hemos visto imágenes increíbles a lo largo del mundo, donde los animales y la naturaleza avanzaban sobre las calles y parques de las ciudades vacías de hombres y mujeres. Imágenes que nos tienen que llevar a reflexionar y a la vez a actuar.

Con respecto a estos tiempos que nos tocan vivir, Francisco sostuvo: “Nos dimos cuenta de que estábamos en la misma barca, todos frágiles y desorientados; pero, al mismo tiempo, importantes y necesarios, todos llamados a remar juntos, todos necesitados de confortarnos mutuamente. En esta barca, estamos todos”.  

Todo lo que estamos viviendo debe interpelarnos y llevarnos a pensar en lo que es necesario y lo que no lo es tanto en nuestras vidas particulares, en nuestras familias y en nuestros trabajos. Valorar los encuentros familiares, las reuniones con amigos y los paseos. Y a su vez, desde la óptica social debemos prepararnos para trabajar en la post pandemia, ya que la situación es compleja y será aún más en el futuro inmediato. No perdamos de vista a quienes más sufren y tienen mayores necesidades.

Para concluir hacemos extensiva la invitación en la que el Papa convoca a sumarse al año especial de aniversario de la Laudato si’ que concluirá en mayo de 2021: “Invito a todas las personas de buena voluntad a sumarse para comprometerse con el cuidado de nuestra casa común y de nuestro hermanos y hermanas más frágiles”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.