Introducción

El sector privado opera en un contexto crecientemente complejo en cuanto a impactos sociales y ambientales de las actividades de extracción de recursos naturales, la producción de bienes y servicios, el consumo o utilización de los mismos y la disposición final de los residuos. Esta secuencia y sus consecuencias responden al modelo actual de producción y consumo de la Economía Lineal.

Para hacer frente a estos desafíos y, en particular a sus impactos negativos, se han desarrollado diversas iniciativas globales y multilaterales, entre las cuales se destacan por su enorme importancia la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y el Acuerdo de París.

La Agenda 2030 es un “plan de acción a favor de las personas, el planeta y la prosperidad”, según describe la Resolución 70/1 de la Asamblea General de Naciones Unidas. El Acuerdo de París, emitido por la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, “tiene por objeto reforzar la respuesta mundial a la amenaza del cambio climático, en el contexto del desarrollo sostenible y de los esfuerzos por erradicar la pobreza”. Ambas iniciativas han sido ratificadas por la República Argentina.

La Economía Circular es una alternativa superadora al modelo de la Economía Lineal, basado en la preservación del valor de uso de los bienes y servicios por el mayor tiempo posible y en la eliminación o demora del consumo de nuevos recursos naturales, logrando a la vez, la minimización de la generación de residuos. Conceptualmente la economía circular es un modelo biológico e industrial que es regenerativo por decisión y diseño, propulsado con energía renovable.

La Economía Circular brinda soporte a muchos de los objetivos de las iniciativas citadas, Agenda 2030 y Acuerdo de París. La producción de bienes y servicios logra mayores niveles de eficiencia en el cumplimiento de dichos objetivos al incorporar el modelo circular, a la vez que se brinda a las empresas grandes oportunidades para servir al mercado de forma responsable y sostenible.

Hay una gran oportunidad de contribución múltiple en la generación de mayor valor y minimización de impactos negativos al considerar simultáneamente las tres agendas, la Agenda 2030, los compromisos asumidos por el Acuerdo de París y el modelo de producción y consumo de la Economía Circular.

El sector privado dispone de una clara hoja de ruta siguiendo estas agendas compartidas, de modo de abastecer al mercado de la manera más eficiente posible, tanto en la obtención de recursos y en su demanda energética, como en la minimización de generación de residuos, a la vez que consigue alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible y colaborar con el cumplimiento de la Contribución Determinada a nivel Nacional (NDC) para la mitigación de gases de efecto invernadero (GEIs) asumida por Argentina.

Este trabajo sobre medidas de Economía Circular en Argentina surge de un acuerdo entre la Agencia de Cooperación Alemana (GIZ) y el Consejo Empresario Argentino para el Desarrollo Sostenible (CEADS). El mismo tiene como fin el análisis de la contribución de medidas de economía circular en empresas a las metas climáticas y la agenda 2030 en Argentina.

Este proyecto tiene como objetivos:

Identificar casos empresarios de economía circular, eficiencia de recursos, soluciones eficientes y de bajo carbono, que puedan ejemplificar las estrategias y prácticas de economía circular en diferentes sectores económicos del país.

Entender el vínculo de las soluciones de eficiencia de recursos identificadas con las metas climáticas establecidas por Argentina en su Contribución Nacionalmente Determinada (NDC) y con las metas de ODS priorizadas por el país.

Desarrollar un set de recomendaciones para replicar y escalar las soluciones y casos existentes en el país, para que contribuyan efectivamente a la Agenda 2030 y a la NDC de Argentina.

Este análisis se desarrolló sobre los casos que las empresas miembro del CEADS, Consejo Empresario Argentino para el Desarrollo Sostenible, presentaron voluntaria y públicamente en la plataforma www.ods.ceads.org.ar, y también fueron considerados otros casos que, sin estar en la mencionada plataforma, fueron entregados a los fines de este trabajo.

Cabe destacar que este análisis debe considerarse como una primera aproximación local al tema de convergencia de agendas entre los ODS, la Agenda Climática y la Economía Circular, el cual podrá ser completado y mejorado en posteriores ejercicios al contar con mayor información y refinamiento de estrategias.

Se analizaron los 186 casos contenidos en la Plataforma del CEADS www.ods.ceads.org.ar y se seleccionaron aquellos que presentaban, a priori, potencial de uso de estrategias de Economía Circular. Con esta selección, el universo total de casos quedó reducido a una muestra de 69 con potencial de aplicación de Economía Circular, todos los cuales fueron luego analizados. A éstos se les sumaron otros 11 presentados en forma directa al CEADS para que pudieran ser analizados bajo la misma metodología, completando la cantidad finamente revisada de 80 casos.

Luego se desarrolló una metodología propia que permita evaluar de manera objetiva y replicable, los casos presentados por las empresas, en términos de innovación, grado de madurez, impacto y escalabilidad de las prácticas entre otros aspectos. Dicha metodología fue sistematizada en una herramienta de manera tal que la evaluación se objetiva y comparable en futuras evaluaciones.

Para descargar esta herramienta, primero, registrarse aquí o iniciar sesión aquí

Obtenido este diagnóstico preliminar sobre las estrategias y prácticas empresariales de Economía Circular (Eficiencia de Recursos) se las vinculó con la agenda con los Objetivos de Desarrollo Sostenible y las Contribución Determinada a Nivel Nacional (NDC). Dichas contribuciones son fruto de los compromisos del país al Acuerdo de París.

Por último, se desarrollaron una serie de recomendaciones para apalancar el rol de la eficiencia de recursos en el logro de los ODS, reducir la vulnerabilidad frente al cambio climático y mitigar emisiones en Argentina.

Estas etapas estuvieron secundadas por dos talleres con referentes del sector público y privado.

Para la descripción completa de los pasos realizados, puede descargar el informe completo (disponible próximamente en esta página).