La vivienda como elemento clave e integrador para el cumplimiento de la agenda 2030 y los ODS

 

Columna publicada en Visión Sustentable por Leonardo Hernández, Coordinador de Comunicación & Relaciones Institucionales de CEADS

 

El Objetivo de Desarrollo Sostenible 11 nos propone “Lograr que las ciudades y los asentamientos humanos sean inclusivos, seguros, resilientes y sostenibles”y se concreta a través del acceso de toda la población a viviendas, servicios básicos y medios de transporte adecuados, asequibles y seguros, especialmente para las personas en situación de vulnerabilidad.

El derecho a la vivienda adecuada es clave e integrador para alcanzar los desafíos que nos plantea laAgenda 2030. Este derechohace referencia no sólo al de toda persona de disponer de cuatro paredes y un techo, sino que también implica acceder a un hogar y a una comunidad seguras en las que vivir en paz, con dignidad y salud física y mental. La vivienda adecuada esasimismo la base para garantizar el acceso a otros derechoscomo el derecho a la familia (en sus diferentes formas), a la no injerencia en la vida privada, a la seguridad personal, a la salud y, en definitiva, para asegurar el derecho a la vida.

Ciudades inclusivas y viviendas adecuadas

A dieciocho años de haber iniciado el nuevo siglo, la mitad de la población del mundo está viviendo en ciudades.Para 2035, se espera que la mayoría de personas en condición de pobreza se encuentre en zonas urbanas. Según las previsiones, en el 2050 la tasa de urbanización en el mundo llegará a 65%. Más del 90% del crecimiento urbano sucederá en países en desarrollo.

Se calcula que para el año 2025, las ciudades producirán 88% del PBI mundial. La economía informal representa entre el 50 y el 80% del PBI en las ciudades, y provee la mayoría de medios de vida para las personas en mayor condición de pobreza y exclusión. A la vez, las ciudades producen más del 70% de las emisiones de gases de efecto invernadero, y se calcula que aumentará a 74% para el año 2030. Las ciudades consumen alrededor del 80% de la energía mundial. Cada uno de los 3 mil millones de residentes urbanos en el mundo genera 1.2 Kg de basura al día, lo cual significa 1.3 mil millones de toneladas de basura cada año.

La expansión de las ciudades ha permitido un rápido progreso social y económico, sin embargo, también trae consigo problemas, tales como la adecuada gestión de los recursos naturales o la contaminación, la falta de fondos para prestar servicios básicos y viviendas adecuadas y el aumento de los barrios marginales y la pobreza dentro de las urbes. Actualmente 828 millones de personas vive en barrios marginales.
Para alcanzar los ODS, para 2030 alrededor de 40% de la población mundial urbana tendría que acceder a vivienda adecuada, infraestructura y servicios básicos como agua y saneamiento.Es por ello que la urbanización y la promoción del ejercicio del derecho a la vivienda adecuada son elementos claves e integradores para el desarrollo y la calidad de vida.

Agenda 2030 y vivienda: responsabilidades compartidas

De un lado del planeta al otro, nos encontramos enfrentando el mismo desafío: repensar en ciudades sostenibles, inclusivas, resilientes y sin pobreza. La Agenda 2030 propuesta por Naciones Unidas nos interpela a no dejar a nadie atrás del desarrollo, y es una oportunidad para abordar los desafíos de la sustentabilidad que se concentran, en gran medida, en las ciudades y el acceso a la vivienda adecuada.

Las ciudades son, potencialmente, espacios territoriales con gran riqueza y diversidad política, ambiental, cultural y económica. El modo de vida urbano y la vivienda adecuada influyeny nos movilizan a relacionarnos con otros y con los territorios. Pero, a pesar de este potencial, las ciudades están lejos de brindar condiciones y oportunidades equitativas a sus habitantes. Gran parte de la población urbanaestá privada o muy limitada de satisfacer sus necesidades más elementales y al ejercicio pleno de sus derechos, entre ellos, el acceso a la vivienda adecuada.

Ante estas complejas realidades, la Agenda 2030, y especialmente el ODS 11, nos convocan a gobiernos, organizaciones sociales y al sector privado a trabajar para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos centrados en la vivienda y las ciudades.

Esta Agenda es unaplataforma para las personas y el planeta, y representa una miradacomún del futuro de la humanidad que nos exige cambios urgentes. Sus objetivos parten del reconocimiento de que uno de los grandes retos que enfrentamos es equilibrar las variables de crecimiento económico con el cuidado de nuestra casa común, por lo que la Agenda hace énfasis en el uso sostenible de los recursos naturales y en la construcción de ciudades y sociedades resilientes.

La situación de miles de familias nos reclama de manera urgente y necesariapara que activemos, fortalezcamos y visibilicemosel sentimiento de responsabilidad común a través de soluciones concretas y reales para garantizar el acceso a la vivienda adecuada y ciudades inclusivas.

Artículo publicado en el anuario de Hábitat para la Humanidad Argentina: http://hpha.org.ar/es/?s=anuario

 

Fuente: http://www.visionsustentable.com/2018/06/28/la-vivienda-como-elemento-clave-e-integrador-para-el-cumplimiento-de-la-agenda-2030-y-los-ods/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *