Qué nos deja la primera semana de la COP25

Por María Virginia Vilariño, Coordinadora de Clima & Energía de CEADS

La Conferencia sobre Cambio Climático de Chile/Madrid llegó al fin de la primera semana, con mayor presión hacia el fin de la semana para terminar el trabajo técnico antes del lunes -momento marcado por la llegada de ministros-, quienes deberán destrabar los asuntos pendientes.

Las discusiones y consultas informales incluyeron financiamiento, pérdidas y daños asociados a los impactos del cambio climático, plazos comunes para las NDC, agricultura (principalmente vinculado a adaptación y seguridad alimentaria) y el objetivo mundial de adaptación. Abundaron las discusiones sobre adaptación, en un esfuerzo creciente por equilibrarla con la mitigación. Especialmente los países en desarrollo enfatizan que el objetivo mundial de adaptación es igualmente importante para los objetivos de temperatura global. Pero la sensación general es que todavía no gana la misma relevancia que la agenda de mitigación y no se ha logrado aún incrementar la ambición.

Hubo negociaciones sobre el Artículo 6 (enfoques cooperativos) durante todos los días. Justamente el objetivo principal de las negociaciones formales de la COP25 es completar el Libro de Reglas del Acuerdo de París, concluyendo los aspectos más controversiales del Artículo 6. Para muchos, el éxito o el fracaso de la COP25 dependerá en gran medida del acuerdo que logren las Partes sobre este elemento crucial. Se espera que en la segunda semana los ministros tomen decisiones políticas clave que puedan guiar las deliberaciones técnicas en este asunto.

La Presidencia de la COP puso el foco en la ambición de las NDC para lograr los objetivos de temperatura. Apoyó el lanzamiento de la Alianza para la Ambición Climática, un grupo de 70 países – incluyendo empresas y ciudades- comprometidos a trabajar hacia emisiones netas cero. Varios países en desarrollo se refirieron a sus esfuerzos para aumentar la ambición, pero también a su necesidad de apoyo e imperativo para adaptarse a los efectos desproporcionados que están experimentando.

LA AGENDA DE ACCIÓN CLIMÁTICA GLOBAL

LOS ACTORES NO ESTATALES EN LA COP25

La Alianza de Marrakech vincula el proceso de la Convención con la acción climática global por parte de actores no estatales. La “Agenda de Acción Climática Global” está centrada en los actores no gubernamentales que se organizan en días temáticos y eventos vinculados a la Agenda 2030.

En este espacio, el sector empresario desarrolló diversos eventos y espacios para resaltar el rol de la ciencia y de las empresas para incrementar la ambición. A través de referentes empresarios de diversos sectores productivos y países, las principales entidades empresarias a nivel global como el WBCSD y ICC, junto a otras coaliciones empresarias y empresas individuales, fueron protagonistas del “Business and Industry Day” y del “Industry Action Event on Systems Transformation”. En estos espacios se reunió a actores empresarios y sus grupos de interés para destacar el rol de las compañías en apoyo a las negociaciones formales:

  • Primeramente reconocieron la necesidad urgente de limitar el aumento de la temperatura global por debajo de 1.5°C y lograr cero emisiones netas de CO2 para 2050.
  • Reconocieron la necesidad de liderazgo para la ambición entre los actores públicos, privados y de la sociedad civil. En este sentido las empresas y alianzas empresarias demostraron su liderazgo en la acción climática durante el Business Day y demostraron con hechos el rol clave de las empresas para lograr la transformación de los sistemas a la escala necesaria. Unas 100 empresas ya se han comprometido a ser carbono neutral para 2050. Y podemos esperar que más compañías se sigan sumando durante la COP25.
  • Se destacó que las empresas necesitan establecer y comunicar metas climáticas alineadas a los objetivos del Acuerdo de París, incluyendo el objetivo de 1.5C. Las metas basadas en ciencia se convierten rápidamente en la norma para el sector privado. Más de 700 empresas se han fijado metas basadas ​​en ciencia para contribuir con los objetivos del Acuerdo de París.
  • El mayor riesgo que enfrentan las empresas ante el cambio climático es el riesgo de la inacción. Por ello deben evaluar los riesgos relacionados con el clima a lo largo de sus operaciones, cadenas de valor y en las comunidades en las que operan. Todas las empresas además deberían comunicar sus riesgos climáticos (climate disclosure), no sólo a los inversionistas sino también a los colaboradores, consumidores y comunidades donde operan.
  • La necesidad de políticas habilitantes para desbloquear las barreras para alcanzar el más alto nivel de ambición, con un enfoque particular en los instrumentos financieros y precio del carbono.

DESTACADOS

  • SOS 1.5: WBCSD lanzó esta iniciativa de acción climática de cara a implementar su visión de emisiones netas cero para el 2050. Safe Operating Space (SOS) 1.5 brinda un marco para que las empresas entiendan sus riesgos y oportunidades climáticas, establecer objetivos basados ​​en la ciencia para colocar la acción climática en el centro de su toma de decisiones. Ayuda a las empresas a comprender cómo pueden descarbonizar sus operaciones y cadenas de valor y trabajar juntas para transformar mercados y productos para impulsar una transición global baja en carbono.
  • Alianza para la Ambición Climática en la COP25: El Champion de alto nivel de la COP25, Gonzalo Muñoz, hizo un llamamiento a unirse a la Alianza para la Ambición Climática en la COP25. Esta alianza reúne a los países que están ampliando sus acciones para 2020, así como a las que están trabajando para lograr emisiones netas de CO2 nulas para 2050, que actualmente incluye a 65 países y a la UE, 10 regiones, 102 ciudades, 93 empresas y 12 inversores, todas ellas comprometidas con emisiones netas de CO2 nulas para 2050. Todos los miembros de la Alianza deben comprometerse a lograr emisiones netas de CO2 nulas para 2050, en consonancia con los objetivos del Acuerdo de París.

Deja un comentario